jueves, 10 de enero de 2013

INMIGRANTE

Inmigrar por definición de la Real Academia de la Lengua Española es lo “Dicho del natural de un país: Llegar a otro para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas colonias o domiciliarse en las ya formadas.”

Dicho lo anterior, creo que todos alguna vez hemos sido inmigrantes o si acaso somos hijos o familiares de inmigrantes. Yo soy hijo de inmigrantes, es más soy un inmigrante de acuerdo a la anterior definición. Actualmente vivo en Bogotá, la capital de Colombia, pero nací en otra ciudad, al igual que mi madre, pero fuimos criados en Bogotá, por el contrario mi papa nació y se crió en un pueblo muy diferente a la gran ciudad. Dicho lo anterior, soy hijo de inmigrantes dentro de nuestro propio territorio, pero inmigrante al fin al cabo.

Ahora bien, la inmigración ha existido siempre, para hacer un breve resumen, esta viene desde la época de la Mesopotomia donde los pueblos semitas se dieron a la tarea de expandirse por todo el próximo y medio oriente, así como Sargón I de Acad que anexo territorios a la Mesopotamia. Históricamente, también las cruzadas y los romanos conquistaron pueblos fuera de su territorio y se establecieron en lugares diferentes a sus ciudades natales, formaron nuevos pueblos y descubrieron otros, así como la época de conquista europea a América, donde evidentemente todos los que llegaban de otros países se instalaban en el nuevo continente, pasando así a ser inmigrantes. Cambiando de época, durante las guerras mundiales se recordará a la Isla Ellis (Ellis Island) como un símbolo de la inmigración en el mundo, ya que por allí llegaban todos los inmigrantes que pretendían ingresar al puerto de Nueva York, después de haber divisado una espectacular estatua que representa la Libertad. Actualmente, también es símbolo de la inmigración ilegal el muro (de la vergüenza) que divide a México de Estados Unidos, este último que olvidó el símbolo de la libertad.

Inmigrantes los hay de todo tipo, desde el inmigrante dentro de su propio país, como lo ilustre al comienzo de este documento, como extranjeros; también hay inmigrantes que hablan tú mismo idioma u otro desconocido, blancos, morenos, negros, indios, de ojos claros, de ojos rasgados, ojos oscuros, pequeños, grandes, inteligentes y muchos que ayudan al desarrollo de su nueva ciudad o país. Pero quizás la distinción más notable es la de los inmigrantes legales y los ilegales, los cuales indudablemente entran en la categoría de extranjeros.

Aunque los legales pueden llegar a tener las mismas oportunidades de un ciudadano, por alguna razón nunca dejaran de ser un inmigrante o un extraño en un país al cual le brinda desarrollo y también se lo brindan a él. Quizás uno de los mayores rasgos de los inmigrantes legales, es que realmente están invadiendo el espacio de alguien, están migrando, por trabajo o amor o por cualquier otra circunstancia, a su vez van a distinguirse por su acento (cuando son bilingües), características físicas y obviamente sus costumbres, pero son quienes tienen la gran ventaja de sentirse libres, sin ataduras de ningún tipo (mientras no comentan ningún delito).

Por otro lado, están los inmigrantes ilegales, quienes salen de sus países por falta de dinero, por la situación política y económica de su país, o por diversas circunstancias catastróficas que lo llevan a tomar la decisión de irse a otro país sin cumplir con los requisitos para poder permanecer en dicho territorio. Su característica más clara, es que son una fuerza trabajadora, sin mucha educación y mano de obra barata, sin embargo, tiene las mismas distinciones de un inmigrante legal las cuales están escritas anteriormente. Ahora bien, su distinción radica en que lo que para el legal significa libertad para el ilegal significa todo lo contrario, ya que debe huir de las autoridades, esconderse, trabajar bajo malas condiciones, así como afrontar una posible deportación, pero quizás lo más triste es que DEJA DE SER UN SUJETO DE DERECHOS.

_______________

Este es el primero de los muchos escritos que pretendo poner a su juicio y criterio, para hacer más consiente a quien no conoce la nueva realidad de la inmigración ilegal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada